Engines of Our Ingenuity

No. 2651
EL SUFRAGIO DE LAS MUJERES AMERICANAS Y ALICE PAUL

de Andrew Boyd

Traducción de Pedro Gutiérrez Revuelta y Aymara Boggiano

Audio 2651 en español

Episodio 2651 en inglés

Hoy, una marcha. La Facultad de Ingeniería de la Universidad de Houston y el Departamento de Estudios Hispánicos presentan esta serie sobre las máquinas que mueven nuestra civilización, y las personas cuyo ingenio las creó.

Es el año 1913. Alrededor de 8.000 manifestantes bien vestidos, se disponen a marchar por la Avenida Pennsylvania un día antes de la inauguración presidencial de Woodrow Wilson. Washington está lleno de políticos y de poderosos agentes de negocios. El día amaneció tranquilo. Pero la volátil controversia del propio desfile, resultó ser explosiva. Los espectadores “agredían, escupían y se burlaban” de los manifestantes mientras la policía no hacía casi nada por controlar el orden. El Departamento de Guerra tuvo que llamar una unidad de caballería para restaurar el orden.

?????

Los manifestantes eran mujeres. Su objetivo: conseguir una enmienda constitucional que diera a las mujeres el derecho al voto. Era ese un momento decisivo en el movimiento sufragista de las mujeres. Este movimiento, de casi 75 años de vida, era más antiguo que la Guerra Civil americana. Pero a pesar de los años de lucha había llegado a un alto en el camino. Líderes influyentes como Lucy Stone, Elizabeth Stanton y Susan Anthony habían fallecido a comienzos de siglo y la Asociación Nacional Americana de Mujeres Sufragistas había ido perdiendo el fervor activista que en un tiempo atrás había sido su carácter.

Pero hace su entrada Alice Paul, licenciada de la Universidad de Swarthmore y con un doctorado de la Universidad de Pennsylvania, que acababa de regresar de Londres donde había conocido de primera mano el activismo sufragista. Convenció a la asociación sufragista americana que le permitiera crear en Washington un grupo de presión política. La petición fue aceptada con un presupuesto de trece dólares.

Alice Paul

La marcha en Washington lanzó a las primeras páginas de los periódicos al dormido movimiento de mujeres sufragistas. Y esto sólo fue el principio. Se dedicaron, incansablemente, en los años siguientes a hacer presión en los escenarios donde se organizaba la política. Alice Paul y sus seguidoras fueron las primeras en protestar frente a la Casa Blanca. Cientos de mujeres fueron arrestadas y encarceladas acusadas de “obstrucción del tráfico peatonal en las aceras”. Su encarcelamiento y humillante trato del que fueron víctima en las cárceles despertó la conciencia de la opinión pública.

Siete años después de la marcha de Washington en 1920 la XIX enmienda de la constitución fue aprobada. Esta enmienda sostiene que “el derecho al sufragio de los ciudadanos de los Estados Unidos no podrá ser negado ni limitado por los Estados Unidos o por Estado alguno en razón de sexo”. La enmienda se aprobó exactamente cincuenta años después de la XV enmienda que sostiene que a ningún ciudadano de Estados Unidos se le puede negar el voto en razón de raza o color.

El movimiento de las mujeres sufragistas tenía que ver principalmente con el derecho al voto, pero tenía que ver también con algo todavía más básico: el derecho de la mujer y el hombre de ser tratados intelectualmente como iguales. Es algo que damos por hecho hoy en día, pero ha sido un largo y difícil camino ingeniado por un dedicado grupo de ciudadanas.

Les habló Aymara Boggiano en otro episodio de Las invenciones de la inventiva, de Andrew Boyd en la Universidad de Houston donde nos interesa el proceso de la mente inventiva.

(Tema musical)


Notas y referencias:

Muchas gracias a Beverly Ladnier por informarme sobre este tema.

Gracias también al profesor Landon Storrs del Departamento de Historia en la Universidad de Houston por ayudarme en preparar este episodio. Como Dr. Storrs señala, aunque Alice Paul y sus seguidoras representan un importante estímulo de cambio, sería incorrecto sugerir que fueron las únicas responsables por los logros del movimiento de mujeres sufragistas. Alice Paul rompió con la Asociación Americana de Mujeres Sufragistas (AAMS), por razón de la tácticas usadas, años antes de que la decimonovena enmienda fuera ratificada. Y aunque la AAMS fuera menos radical que Alice Paul y sus seguidoras, hay que reconocer que también realizó a menudo el ingrato trabajo de conseguir la ratificación de la enmienda.

C. O’Hare. Jailed for Freedom: American Women Win the Vote [Encarceladas por la libertad: las mujeres americanas consiguen el voto]. Troutdale, Oregon: NewSage Press, 1995. Editado de la versión original Encarceladas por la Libertad de D. Stevens, 1920.

Una mujer, un voto. M. Wheeler, ed. Troutdale, Oregon: NewSage Press, 1995.

Todas las fotografías son de acceso ya que los derechos de autor han expirado.

Inez on a horse


The Engines of Our Ingenuity is Copyright © 1988-2011 by John H. Lienhard.