Engines of Our Ingenuity

No. 2102
LA CUNA DE LA CIVILIZACIÓN

de John H. Lienhard

Traducción de Aymará Boggiano y Julián Olivares

Audio 2102 en español

Episodio 2102 en inglés

Hoy, buscamos la cuna de la civilización, La Facultad de Ingeniería de la Universidad de Houston y el Departamento de Estudios Hispanos presentan esta serie sobre las máquinas que mueven nuestra civilización y las personas cuyo ingenio las creó

Me llamó la atención la foto de una delgada y bronceada mujer, de 78 años, en la revista Science. Es Joan Oates, la encargada de las excavaciones arqueológicas de Tell Brak, en Siria. Tell Brak es una de las excavaciones arqueológicas que corren de este a oeste, cerca de la frontera de Turquía con Siria e Irak. Oates ha estado excavando en esta región desde la década de 1950. El escritor Andrew Lawler cuenta cómo ella conoció aquí a su ahora fallecido marido David Oates, así como al arqueólogo Jax Mallowan y su esposa Agatha Christie.

Es un axioma de la arqueología que la civilización tuvo su origen en Mesopotamia: ese triángulo fértil que incluye Bagdad y la región próxima al sur. Esa región mostraba ya hace casi 5.500 años un alto nivel de organización urbana. Aun así, aquellos sitios en las faldas de las montañas de Turquía occidental son aún más antiguos, y se encuentran a unos 300 km al noroeste de Bagdad.

De ellos, Tel Brak es el más grande. Fundado hace 12.000 años, es allí donde Joan Oates y otros siguen encontrando estrato sobre estrato de construcciones primitiva. La excavación revela un desarrollo urbano complejo y una construcción monumental de más de 6.000 años de antigŁedad. Rodeando el Tell, o sea, la colina central, hay lo que un arqueólogo llama un “espacio de dispersión urbana” de 115 sitios en un área de 30 km a la redonda.

A 80 km al este de Tell Brak queda el sitio Hamoukar, con las ruinas de una ciudad de casi 6.000 años de antigüedad. Allí se han encontrado muchas reliquias de obsidiana y grandes ánforas, lo que sugiere la posibilidad de que haya sido un centro de comercio.

Esas ciudades del norte parecen haber alcanzado su auge cuando las ciudades como Babilonia y Uruk se estaban formando en la Creciente Fértil. Y aquí comienza lo interesante. Esparcidos entre las ruinas de Hamoukar se han encontrado más de mil proyectiles de barro, junto a otros cien del tamaño de pelotas de béisbol. También hay evidencias de extensos daños causados por incendios.

Esta y otras evidencias sugieren que hubo un ataque desde el sur al estilo del ejercito Panzer. Más y más arqueólogos creen que estas ciudades cercanas al sur dominaron el “viejo mundo del norte”, y que las atacaron con hondas y antorchas.

Una teoría es que las nuevas tecnologías de la marina mercante y el comercio les dieron a las ciudades en las riberas de los ríos Tigris y Eufrates una ventaja que antes no habían tenido. Las ciudades de esa llanura, con sus muchos canales, comenzaron a proliferar como resultado del comercio. La evidencia sugiere que las entonces grandes ciudades del norte se hubieran convertido en puestos fronterizos conquistados.

Es posible, pero antes de que esta serie termine, el asunto se habrá resuelto de alguna manera. Mientras tanto, miro la foto de Joan Oates a los 78 años. Ella está contemplando una civilización que floreció hace apenas 78 vidas suyas, calcule usted. Visto así, todo parece tan reciente. ¿Será por eso que, 78 vidas más tarde, aún consideramos necesario realizar cambios con nuestros propios proyectiles y antorchas? La civilización sigue siendo aún muy joven.

Les habló Aymará Boggiano y en otro episodio de las invenciones de nuestra inventiva de John Lienhard, desde la Universidad de Houston, donde nos interesa el proceso de la mente inventiva.

(Tema musical)


A. Lawler, North Versus South, Mesopotamian Style. Science, Vol. 312, 9 June, 2006. pp. 1458-1463.

Northern archaeological sites



The Engines of Our Ingenuity is Copyright © 1988-2011 by John H. Lienhard.